Acerca de Mí

Me describo (y con mucho orgullo) como una artista, que además es artesana. Artista porque escribo, compongo y canto mis propias canciones,  (a menudo hago llorar a algunas personas, dicen que de la emoción ¿quién sabe? A lo mejor no canto tan lindo, jijiji) y la música es un arte como bien se sabe.

Artesana porque trabajo con mis manos, y me paseo de tiempo en tiempo por cuanta técnica manual de creación de objetos únicos existe: aprendí tricot a los 4 años, primeros nudos de macramé a los 6, costura a mano y bordado a los 9, crochet a los 14, alambrismo y elaboración de bijouterie a los 18, y de ahí ya no pude parar: descubrí cosas fascinantes como el trabajo en cuero, mandalas tridimensionales, telar, cordones en disco kumihimo, malla inglesa, puntos en argollas de metal como el persa, escamado, bizantino. Como último logro me recibí de modista, y he reciclado cartón y latas de cerveza para hacerle un autito con ruedas de gaseosas a mi hijo.

En ese camino afanoso de querer aprender algo más, un día tropecé con los amigurumis y ya mi vida nunca más volvió a ser la misma. Parece exageración, sin embargo no lo es, ya que gracias a un amigurumi y al desaire de una clienta que no quiso pagar el precio del mismo inicié esta senda 2.0, donde poco a poco voy camino a convertirme en fotógrafa, camarógrafa, youtuber, blogger, periodista y docente. Sólo para probarme a mí misma mi valor y de cuanto soy capaz de dar al mundo.

Soy mamá de Ian y esposa de Rafael, mis hombres amados, mis pilares fundamentales. Gracias al apoyo incondicional de mi marido y su aliento constante soy capaz de llevar a cabo las titánicas tareas de producción, edición, información, y demás menesteres que implican la creación de trabajos artesanales y mantenimiento de blogs y redes sociales.

Y por sobre todo soy una gran apasionada de todo lo que hago. Me sería imposible hacer nada si no sintiera el fuego del amor crepitando en el centro de mi pecho. Esa es la energía que me mueve, conmueve, dirige y guía mis pasos: el amor que nace de mi corazón.

No hay comentarios.: