martes, 6 de junio de 2017

Mi cliente ideal es daltónico


mi cliente ideal es daltonico¿Ya he comentado acerca de la panzada de audiolibros que me doy por las tardes mientras tejo? 

A propósito, aún no he definido las metas, ni la misión-visión acerca de mi actividad artesanal, las que me pedía el Señor Relator de audiolibros con sus preguntas. Pero eso no viene al caso ahora, eso es tema del post antepasado.

Lo que si viene al caso es otra de las preguntas que hace el Señor Relator, o los coachs de emprendimiento y desarrollo personal de los videos que miro por Youtube.

Más que una pregunta en todo caso, parece una orden: Defina a su cliente ideal.

¿Defina a su cliente ideal? ¡Ah si! Esa pregunta se la respondo fácil Señor Relator. En un santiamén: Mi cliente ideal es daltónico, no aprecia bien los colores. ¡No sabe distinguir un rojo bermellón de un bordeaux! ¡Es perfecto para mí! ¡Ese es mi cliente ideal! ¿Respondí bien? ¿Me gané algo por contestar correctamente?

En estos días grises y lluviosos, en plena temporada otoño-invierno 2017, lo que no se consigue en las casas de las lanas, es variedad de colores en hilo de algodón.

Algodón nada. Lana sí. 

Cashmilon en todos los colores y en todos los grosores. Bouclé (o como se llame). Y todas las variedades peluditas de lanas sedificadas. Peluditas, con pelitos, tornasoladas, las que te silban un tango, te dan masajes en la espalda y demás.

Con el hilo de algodón, el versito de la vez pasada con el color amarillo minion: ¡Ni mi quidi isi color!

¿Y este rojo? No, ese tampoco me queda.

¿Y este rosa? No estamos en temporada.

Ah, perfecto. Dame dos madejas igual de ese celeste fuerte en vez de azul.

Por eso es que estoy rogando que mis clientes ideales sean daltónicos de ahora hasta septiembre, porque a este ritmo de toma de pedidos, posterior compra compulsiva de hilos para abastecerme, estoy desvalijando las laneras y es muy posible que en la próxima compra directamente no haya hilo de algodón para tejer muñequitos.

Voy a tener que arreglármelas con el hilo utilitario de algodón que se usa para atar globos en las fiestas de cumpleaños.

Iba yo tan campante con mis tristes muestritas de hilos para terminar pedidos ya empezados.

Y salía ofuscada cada vez trayendo un blanco más beige que blanco, un rojo más intenso que el rojo que tengo y un celeste fuerte en vez de azul.

Aunque estemos en temporada, por cosa de mandinga, ni siquiera conseguí el mismo cashmilon rosado para terminar una media de lana que me encargaron.

No importa, le dije a la vendedora que estaba trepada arriba de una escalera buscando ese color en lo alto de la estantería repleta de bolsas. Voy a desatar mi pulover para terminar el segundo bendito calcetín de invierno.

Si hay algo que detesto son las medias impares. De entre todos los misterios insondables de los lavarropas, este es el más aterrador. Nunca se sabe cómo, pero cada vez que lavo medias, estoy hiper segura de colocar el par. ¿Cómo puede ser que al terminar el ciclo de lavado sólo salga una sola? ¿Tiene hambre el lavarropas? ¿Se las traga? Es un misterio.

Si, el misterio de las medias es el más aterrador. Hay otros, comó el de la ropa blanca que sale rosada, o el de los jeans que se convierten en pantalones para niños.

En fin. Volviendo a las medias... No le voy a dejar sin las suyas a mi clienta en este frío invierno. Asi que a desatar ese pulover y no se hable más.

Con respecto al hilo rojo, tengo la esperanza de que la diferencia no se note tanto, y que mi nueva clienta no sea tan detallista como yo y no me termine arrojando por la cara los llaveros de Minnie Mouse gritando enfurecida: ¡No son todos del mismo tono de rojo!

Ahora se estarán preguntando porque estoy tejiendo en rojo las Minnies Mouse, si se supone que su vestido es rosa a lunares blancos. Y la respuesta es: ¡No tengo ni la más pálida idea! La clienta lo quiere en rojo, como Mickey Mouse, pero con el moñito de Minnie. Al igual que el lavarropas que hace magia con las prendas que lava, las personalizaciones que suelen pedirme los clientes son un verdadero misterio.

Con el celeste fuerte si sé que estoy en el horno. Me consolé a mi misma pensando que los enteritos de los Minions en realidad no son tan azules. ¡Son celestes oscuros! ¡Que va! ¡Vos te zarpaste, Cecilia, tejiendo en azul en vez de celeste fuerte!

Si, claro que sí ¡que cabeza la mía! ¡Tejer en azul!

Rezo para que esta otra nueva clienta no use al pobre Minion de proyectil para lanzármelo por la cabeza en cuanto advierta el cambio de tono.

En fin.

Si vas a hacerme un pedido de muñecos y sos daltónic@, te recibo con los brazos abiertos y te tejo el muñeco que quieras.

Si no, no te puedo tomar el pedido hasta septiembre, en que quizás -y con suerte- con la apertura de la temporada Primavera-Verano 2018, las laneras tengan a bien traer todos los colores de hilo de algodón que existan en el mundo, y las lanas que dan masajes silbando tangos ya no se consigan más.

Prometo no tomar ningun pedido de bufandas para este verano.minion amigurumi

Si no sos daltónico y me hacés un pedido te diría que no los tomo hasta el 2057. No, no, no me dan las manitos, no llego con el tiempo, bla, bla, bla.

Es mentira la verdad, es verdad la mentira. Que es cierto que no me dan la manitos, y en realidad el enterito de los Minions es celeste oscuro. Las medias vienen de a pares aunque tenga que desatar mi pulover. Señor Relator quiero mi premio por contestar la pregunta.

¿Defina a su cliente ideal? Pffff..esa sí que me la sé y se la contesto con los ojos cerrados: mi cliente ideal es daltónico.



 

 

Entradas anteriores:

 

Dos descubrimientos y una recomendación 

 

Tejer mucho incita a la reflexión 

 

Resiliencia 

 

Escribiré un libro 

 

Corazón Octópodo 

  



Conocé la nueva Fan Page del Diario de una Artesana:






6 comentarios:

Anónimo dijo...

Ceci!!!! Cuanta razón tenés.. En ninguna temporada se consigue el tono.... Lo q si vi varias minnie de rojo y no rosa creo debe ser su vestido alternativo

Anónimo dijo...

Creo creo..... Q las de más de 40/50 la conocemos a minnie con vestido rojo a lunares y zapatos amarillos... El vestido rosa es de las generaciones menores.

Cecilia Gauna dijo...

Holaa!! (No me aparece tu nombre) Si es un verdadero calvario atinarle a los tonos fuera de temporada jajaja.. y lo del vestido alternativo no lo sabía 😲

Cecilia Gauna dijo...

Ahhhh!!! Todo tenía una razón entonces!! Gracias por el dato!!

zozo moyano dijo...

hola, me acabo de encontrar tu blog, y el primer post que lei fue el de te parece caro mi trabajo? y me encanta! me siento 100% identificada. la verdad es que a mi en lo personal me pone muy nerviosa cuando me quedo sin hilo y con el pedido a medias y voy a comprar mas y no hay y ruego que cuando el cliente llegue no le moleste el cambio de tono, pero la mayoría de las veces por mas que les digo que son diferentes colores no se dan cuenta, supongo que nosotras somos mas detallistas con esas cosas. Otra cosa es que cada vez que traen lanas nuevas a los negocios los colores son diferentes, ahora tengo 1000 colores rosas que son diferentes pero para cualquiera que no se dedique a esto son todos igales, y la pregunta típica que me hacen cuando voy a salir a comprar: para que vas a comprar mas si ahí tenes un monton de ese color? y la típica respuesta: no es el mismo color, y que te queden mirando con cara de wtf? en fin... cosas de todos los días en el mundo del tejido al que me encanta pertenecer! saludos y me encanta tu blog!

Cecilia Gauna dijo...

Hola Zozo!! Creo que vos también tendrias que hacerte un blog contando tus aventuras...me mori de risa leyendo tu comentario!! Me alegra un montón que te haya gustado el blog... la idea es ponerle palabras a todo eso que nos pasa a las tejedoras y artesanas en el proceso de hacer cosas con nuestras manos... Gracias por leer y por pasarte por aqui a dejar tu comentario! Un gran abrazo!!